domingo, 24 de agosto de 2008

Los caminos del Señor son inescrutables

Para los que estén admirados de la trasmutación del vino y una tapita en la sangre y cuerpo de Cristo durante la Santa Eucaristía, ahí va un nuevo truco:













De momento no se conoce la opinión del Vaticano, ocupado en sus propios asuntos.