viernes, 8 de julio de 2011

¿Deberíamos usar datos médicos procedentes de experimentos nazis?


¿Qué ocurre cuando no puedes hacer un experimento, por el motivo que sea, pero sabes que alguien lo ha realizado antes que tú? En principio, siempre puedes citar su trabajo y utilizar sus resultados. Pero.. ¿Y si esos experimentos se hicieron en un campo de concentración nazi sobre prisioneros, en contra de su voluntad y en condiciones que se podrían considerar tortura? ¿Es moralmente aceptable usar esos resultados? ¿Podemos confiar en la capacidad como científico de alguien que es capaz de infligir las más horribles atrocidades a sus semejantes?

Estos son dilemas que lleva 60 años atormentando a investigadores médicos de algunos campos, como por ejemplo el de la hipotermia. La respuesta humana a las bajas temperaturas es muy diferente de la de otros animales. Los experimentos con humanos se hacen entonces necesarios, pero hoy en día, ningún investigador sometería a sus voluntarios a los experimentos dolorosos y potencialmente letales que se requerirían.
Sin embargo, hubo alguien que no tuvo ese problema. En el campo de concentración alemán de Dachau trabajaba Sigmund Rascher, médico de la Luftwaffe. En más de 400 experimentos sobre 300 prisioneros, Rascher probó los efectos de la hipotermia sobre el cuerpo humano. Para ello, los prisioneros eran sumergidos en agua helada durante largos periodos de tiempo, y posteriormente reanimados con diferentes técnicas. Aproximadamente un centenar de ellos no superaron los experimentos. Un informe de 56 páginas sobre los experimentos (dirigido a Himmler) sobrevivió a la guerra, y fue recuperado y analizado por las tropas aliadas.

Es allí donde el investigador americano Robert Pozos encontró la pieza que le faltaba a su investigación. El investigador no se atrevió a bajar la temperatura de sus voluntarios por debajo de los 36º para comprobarlo, y quiso completar lo que ocurría por debajo de esta temperatura con los datos del científico alemán. Pozos opinaba que los experimentos nazis habían sido inmorales, pero que su validez científica era incuestionable. Sin embargo, cuando quiso publicar en el New England Journal of Medicine datos obtenidos por Rascher, se enfrentó a la oposición frontal de los editores y la opinión pública. Otros científicos tuvieron más éxito que Pozos: la literatura médica está plagada de referencias a estos experimentos (hasta 45 antes de 1984), y algunos procedimientos hospitalarios están basados en ellos.

Otro ejemplo son los estudios de toxicidad sobre el Fosgeno. De uso industrial, pero también presente en los arsenales químicos de algunos países, el Fosgeno ataca a ciertas enzimas del pulmón y causa muerte por ahogo. Los mejores datos sobre su efecto en humanos provienen de experimentos sobre prisioneros.

La comunidad científica sigue dividida respecto a estas cuestiones. Por un lado hay grandes sospechas sobre la fiabilidad de unos datos que, en ocasiones, se sabe que han sido manipulados. Además, en todo caso son datos obtenidos con experimentos sobre sujetos con unas características muy determinadas de malnutrición y estrés que no representan a la población en general.

Entre aquellos resultados que sí que parecen fiables... ¿Deberíamos utilizarlos? Y si lo hacemos ¿Citamos al investigador original reconociendo su autoría original sobre los resultados?

Fuentes:
Baruch C. Cohen, "The Ethics Of Using Medical Data From Nazi Experiments"
Robert L. Berger, "Ethics in scientific communication: study of a problem case" Journal of Medical Ethics 1994; 20: 207-211

Relacionado: ¿No consigues un permiso para experimentar con animales? Prueba con bebés.

24 comentarios:

Javier G. C. dijo...

Hola.

Personalmente opino que es más ofensivo no utilizar esos datos que lo contrario. Por lo menos al utilizarlos, el sufrimiento de esos prisioneros no habría sido en vano. Tirar los estudios me parece convertir en más crueles y absurdos los sufrimientos a los cuales fueron sometidos. Además de privarnos a nosotros mismos de datos preciosos y difíciles de conseguir (por aquello de lo poco ético de su obtención).

Las torturas que pasaron no se arreglarán por no utilizar los estudios, pero al menos habrían servido para algo.

Los datos no saben de moral. Creo que de ser citados debería especificarse su fuente como es habitual.

Francisco J H H dijo...

Mi opinión personal es parecida, con algunos matices:

En ciencia, citar una obra es el modo de reconocer el trabajo de alguien como bueno. Es por esto por lo que hay gente que opina que no hay que hacerlo. Muchos han propuesto que se citen estos trabajos cuando se necesite, sí, pero que se recuerden brevemente en el artículo lo que se hizo para obtener esos datos.

Esto serviría tanto como para mostrar el respeto a las víctimas (y blindar el trabajo del investigador ante posibles críticas de la opinión pública por usar esos resultados) como para dar una idea de la limitación de esos resultados.

Y sigue habiendo discusión sobre la fiabilidad de los datos. Algunos ellos han sido manipulados, todos han sido tomados sobre gente debilitada por el hambre y el hacinamiento.

Además, la ciencia pone mucho énfasis en la reproducibilidad de lo obtenido, algo que en este caso es imposible. Datos con dudas sobre su fiabilidad, además de no reproducibles, es una muy mala noticia si quieres hacer ciencia con ellos.

Un saludo.

angelitoMagno dijo...

Si pueden usarse para salvar vidas en la actualidad, como los que comentan sobre la hipotermia, yo diría que si.

Cerdo Justiciero dijo...

Si el día de mañana descubriéramos que Albert Einstein era un pedófilo que violaba y asesinaba niños ¿dejaríamos de emplear la Relatividad? Si los datos no están manipulados siempre me parece correcto emplearlos. Aprender de donde sea, pero no como sea.

Si el debate está en el reconocimiento que se hace a los científicos nazis que los obtuvieron tal vez una solución sería recopilar y publicar todos los datos procedentes de investigaciones nazis en una enciclopedia y que las referencias apunten a esta.

yo dijo...

Yo creo que podría comenzarse a experimentar con la cúpula de las SGAE

Misósofos dijo...

¿Donde dice "encimas", quiere decir enzimas? Pregunto.

Casas rurales dijo...

Actualmente se realizan experimentos con animales que también rozan la tortura y a mucha gente esto le parece inaceptable, pero desgraciadamente es así y se sigue realizando.

Creo que el mejor favor que le podemos hacer a las víctimas es que su sufrimiento al menos sirva para salvar vidas y no se quede en el olvido.

Citar sí, pero como comenta Francisco JHH yo pondría una apostilla a la fuente y comentaría el origen real de los datos y los tipos de experimentos.

Saludos!

Albert Gallego dijo...

Suscribo totalmente el comentario de Javier G.C., palabra por palabra.

Sobre las puntualizaciones de Francisco, decirle que en ciencia, citar una obra es el modo de reconocer la veracidad de esta, no su catadura moral, aunque no estaría de mas recordar los métodos de obtención de esos datos, sus implicaciones y sus limitaciones (grupos de control reducidos, sujetos con problemas de alimentación y estrés, posible maquillaje de los informes a posteriori... vamos, lo que se comenta que puede afectar a la fiabilidad de dichos datos).

En resumen: Los datos están allí, y deben ser utilizados. Por respeto al sufrimiento y a las vidas que se llevaron, y por responsabilidad. Encuentro incluso reprochable éticamente no utilizar estos datos, si se demuestra que pueden llegar a ser útiles para salvar vidas.

El daño ya está hecho. No se va a reparar nada por usar o dejar de usar unas cifras y unos resultados. Pero puede reparar daño futuro.

Anónimo dijo...

Personalmente, creo que deberían utilizarse estos resultados. Si se tuvieran reparos morales a la hora de aplicar los descubrimientos realizados con actos cuestionables, tendríamos que volver a los griegos, cuya condena a muerte consistía en abrir en canal a los delincuentes mientras estaban totalmente vivos y conscientes para aprender sobre el funcionamiento del cuerpo humano y de los órganos internos.
Creo que no utilizar estos datos, que provocaron la muerte y el sufrimiento de tantos, para hacer el bien es un insulto a su memoria y una total falta de pragmatismo. Es igual que la experimentación con animales (ojo, en casos médicos justificados, no para testar las cremitas hidratantes de algunos/as), y siento desviarme así del tema principal pero... sufren ratas y se salvan vidas humanas. Para mí la prioridad está bastante clara.

Th3kno dijo...

Como bien dicen en los comentarios se deberían usar los datos de los experimentos para la investigación porque ya están ahi.

Porque,en deferencia a los muertos del campo de concentración,yo solo aplicaría una frase:"Hay una gran diferencia entre morir por algo y morir por nada".

El cientifico debería aborrecer el comportamiento del científico nazi pero aun así usar sus datos.

Anónimo dijo...

Pues yo tengo mis dudas al respecto, alguna vez leí sobre estos experimentos y, aparte de los dilemas morales, la fiabilidad y la metodología era más que discutible.

Tampoco es tan raro, alguien que no es escrupuloso con la moralidad de su trabajo tampoco lo va a ser mucho con la metodología del mismo.

El caso concreto del que hablas, el de los experimentos de hipotermia, era uno de los que se incluían en el artículo que leí, no recuerdo cuales eran los problemas metodológicos concretos.

También respecto de este experimento, pueden obtenerse alternativas. Hay un buen número de estudios de casos de personas expuestas a condiciones de hipotermia severa que pueden hacer innecesario citar a semejantes monstruos.

Anónimo dijo...

Pues por esa regla de tres, deberíamos cerrar el Valle de los Caídos, las pirámides, y tantos otros edificios y lugares que fueron creados por víctimas de abusos.

La putada es que hablamos:

1º de un evento "reciente".
2º de un evento que afecta a la comunidad judía, muy ligada a EEUU. De haber sido otra comunidad, ya se habrían publicado todos los experimentos.
3º nadie ganará nada con publicarlo. Mierda de no existir una SSGAE en su época...

Óscar Herrera dijo...

Con respecto a los que escribe Cerdo Justiciero, creo que no aplica esta analogía porque estos investigadores nazis realizaron sus investigaciones en base de experimentación en adultos, niños y bebés que en su mayoría resultaron muertos o con severos efectos secundarios. Aunque se descubriera que Einstein era un pedófilo, sus conocimientos no fueron en base a abusar niños.

Por otro lado también es bueno recordar que las investigaciones nazis iban dedicadas en gran medida a "demostrar" la superioridad de su raza. Cambiar el color de los ojos inyectando sustancias, tratar de unir a dos gemelos, llevar al extremo los casos de hipotermia, radiación, etc.

daniel dijo...

Se deberían usarse; se tiene información valiosa. Aunque no comparto como se obtuvo, pero ya esta hecho...

Anónimo dijo...

Puff! dificil eleccion, moralmente piensas en como lo pasaron de mal esa pobre gente, pero tambien los resultados de esos "experimentos" pueden ayudar ahora a evitar otros tipos de males..

Que decision mas dificil..

Peter Draxux dijo...

Si, que el sufrimiento inhumano que debieron padecer estas personas no sea en vano.

Luis Tovar dijo...

Un comentario anónimo dice lo siguiente. acerca de la experimentación con animales (no humanos),: "sufren ratas y se salvan vidas humanas. Para mí la prioridad está bastante clara."

Es claro que tiene la prioridad bastante clara porque asume de partida que la vida de los animales que no son humanos no merecen el mismo respeto básico que las de los humanos. Pero claro, lo mismo pensaría un nazi de un no-ario. Un nazi tendría muy claro cuál es su prioridad: que los beneficios que los autodenominados superiores puedan obtener justificaba utilizar a otros seres humanos supuestamente inferiores (y otros animales) para su provecho.

Es la misma forma de pensar que tenemos actualmente respecto de los demás animales. Seres que a pesar de que sienten y sufren, desean vivir -al igual que nosotros- decidimos que no merecen el mismo respeto que queremos para nosotros.

En este caso, el criterio discriminador se trata de la especie, pero igual de arbitrario es la especie que la raza o el sexo. Puesto que ni la especie, ni la raza, ni el sexo afecta a lo que se refiere el interés fundamental que tiene todo animal en conservar la vida y evitar el daño. Y esto es lo único importante para tener en consideración moral, no la especie, (ni la raza ni el sexo ni la orientación sexual).

Ahypnos dijo...

Habría que evaluar los resultados del tío como científico, no como ser moral. "¿Podemos confiar en la capacidad como científico de alguien que es capaz de infligir las más horribles atrocidades a sus semejantes?" Sin duda, porque no tiene que ver ser buen científico y ser moral (es más, es muy posible que el nazi fuera supermoral con aquellos que él consideraba relevantes, entre los cuales no estaban los judíos). Entre los nazis, como en todas partes, habría buenos científicos y malos científicos. Pero lo que estamos evaluando es la ciencia no la ética. Además es dudoso que estuviera haciendo el experimento sobre lo que él consideraba sus semejantes.


A mi, si la metodología no es discutible (y esto lo decide alguien no impresionado por el hecho de que lo hiciera sobre personas) me parece bien que se use, siempre y cuando se denuncie y demás. En resumen, yo no creo que alguien que no sea escrupuloso con la moral no lo pueda ser con la metodología.

Yo creo que hay que utilizarlos, con las mismas reservas con las que se utilizan los resultados de otros con quienes no se está de acuerdo en la metodología y diciendo todo lo que haga falta, pero utilizarlos. Malo es que quizá no te lo aceptan porque hay mucha gente que no estará dispuesta (por motivos básicamente morales y ¿un poco absurdos?).

Anónimo dijo...

Afortunadamente se ve a la legua que ninguno de los que por aquí emplearían los datos, en ningún caso, nunca, va a publicar jamás nada.

Os viene grande lo de la ética científica y por eso no sois investigadores.

Francisco J H H dijo...

¿Puedes explicar más tu posición? Te aseguro que algunos de los que aquí hemos comentado somos realmente investigadores científicos...

Sargento Alatriste dijo...

Hablamos de los nazis como si fueran los únicos que han utilizado esa "metodología". Seguramente por las circunstancias que los rodean son los más conocidos en este aspecto o únicos. Pero no, ni siquiera son los primeros en utilizar seres humanos vivos como conejillos de indias y contra su voluntad. Ya se hacía un siglo antes y contemporáneamente a los nazis, rusos y los propios americanos entre otros muchos.
Está lo que se documenta y lo que NO. Ésto último es lo más inquietante.
Un saludo.

@SgtoAlatriste

Francisco J H H dijo...

Hay muchos más ejemplos de experimentación sobre humanos vulnerables. Recojo algunos en los links de esta entrada:

http://resistencianumantina.blogspot.com/2011/10/no-consigues-un-permiso-para.html

Sargento Alatriste dijo...

Efectivamente es un ejemplo de los muchos que hay (documentados). Pero insisto en lo que dije en el post anterior: hoy sabemos lo que sabemos gracias a la suerte de que un día se decidió documentar. ¿Y la cantidad de experimentos clandestinos que se habrán llevado a cabo que dejarían en mera anécdota a todos éstos?. Un símil serían algunas noticias que vemos a diario en TV que nos ponen la piel de gallina pero, ¿y las que no vemos?.

En cualquier caso muchas gracias por el enlace, interesantísimo, al igual que todo lo que llevo leído de este magnífico blog hasta el momento. Acabo de descubrirlo.
Un cordial saludo.
@SgtoAlatriste

Saturnosring M. K. dijo...

Yo pienso que dichos datos sí que deberían utilizarse, pues nos aportan una información valiosa. Solo faltaría que todo el sufrimiento que pasaron aquellas personas hubiera sido en vano. Hay que aprovechar, aunque fuera una burrada inmoral la forma de obtener la información, los datos que esos experimentos nos han facilitado.