sábado, 28 de abril de 2007

The Fountain


Este pasado viernes se estrenó en España la nueva película del genial Darren Aronofsky, y si no la habeis visto ya, os recomiendo encarecidamente que lo hagais. En cuanto a calidad, perece encontrarse entre sus dos anteriores largometrajes, supera a Pi por un largo trecho, pero aún así le falta mucho para alcanzar a Requiem for a Dream, sin duda la opus magna del director neoyorquino.

Esperaré a verla otra vez, ésta en versión original, antes de dar una opinión completa, pero el hecho es que la película no me dejó indiferente. Sólo habría que argumentar en su contra la preponderancia de unas imágenes, que, aunque geniales como nos viene acostumbrando Aronofsky, a veces cobran un protagonismo excesivo.

La trama consta de tres lineas argumentales que se entelazan (pasado-presente-futuro), si bien se deja a la interpretación del espectador lo que realmente ocurre, ya que la linea presente se mezcla con la pasada como una invención de la protagonista, y con la futura en una serie de entradas oníricas a lo largo de toda la película, para luego fundirse las tres al final completamente.

Una buena película por tanto, digna de ver unas cuantas veces.

Puntuación: 85%