miércoles, 25 de marzo de 2009

Memorias (Erwin Rommel)


Este libro recoge diferentes textos escritos por Rommel, algunos completados por personas cercanas a él.

Una primera parte relata la guerra en Francia de 1940. En esta campaña, Rommel lideró la 7a División Panzer, apodada "fantasma", pues debido a su velocidad, incluso el Estado Mayor alemán perdió la pista de su posición en varias ocasiones. Este escrito fue publicado poco después (incluso se hizo una película en la época), y aparece junto a cartas escritas por Rommel a su mujer e hijo.

Una segunda parte relata la guerra en África. Se recoge toda la campaña, desde una introducción comentando el ataque y posterior derrota de Graziani hasta la derrota definitiva del Ejército de África en Túnez, pasando por las conocidas campañas de Tobruk y El-Alamein. Aquí, debido en parte a la necesidad de Rommel de tener que justificar su derrota, aparecen todo tipo de análisis y previsiones. Rommel se queja de la poca fiabilidad del ejército italiano (con sus "armas prehistóricas") y de la crónica falta de recursos que los Altos Mandos destinaban a lo que ellos pensaban que era una causa perdida.

En África, Rommel aprendió que con el control del aire y con suficientes recursos, el enemigo puede ganar cualquier tipo de guerra de movimientos. Un ataque aereo continuo puede inmovilizar divisiones y destruir cualquier concentración de vehículos. Esto le serviría para planificar la defensa de Europa Occidental. En esta tercera parte, Rommel, una vez retirado de África y con los Aliados ocupando media Italia, es enviado a Francia para supervisar la creación de la Muralla del Atlántico. Sin embargo, falto de tiempo y de recursos, no pudo evitar el triunfo del Desembarco de Normandía. Los Aliados, no sin dificultades, atravesaron las incompletas defensas costeras de Rommel, y las divisiones Panzer, colocadas cerca de París a pesar de Rommel (que las hubiese colocado tras las costas), llegaron demasiado tarde.

En la última parte, su hijo relata los últimos días de Erwin Rommel. Éste convalecía de las heridas causadas por un ataque aereo en el que estuvo a punto de perder la vida. Acababa de producirse el atentado de Stauffenberg contra Hitler, y Rommel fue acusado, al parecer injustamente, de haber participado en el complot. Eligió el suicidio a un juicio por Traición para que su familia y colaboradores no sufriesen represalias.